MENÚ

Inkafarma Salud

Baños en verano: los beneficios del agua fría en el cuerpo.

2017-01-27

banos-en-verano-los-beneficios-del-agua-fria-en-el-cuerpo

En temporadas frías, resulta difícil abrir el caño azul y dejar caer agua fría para tomar una ducha, la mayoría de personas preferirá atemperar su cuerpo con un baño tibio o caliente. Ya entre primavera y verano, el calor obliga a refrescarse con agua fría y lo que muchos no saben, es que están recibiendo beneficios importantes para la salud. Si eres de los que disfruta del agua a bajas temperaturas, te gustará leer las siguientes líneas.

Se dice mucho que el agua fría ayuda a que la sangre circule mejor y es cierto. El agua fría ayuda a repartir de manera eficaz el oxígeno y nutrientes en todo el organismo, en especial a tus músculos; sobre este punto, tenemos un tip que puedes aplicar en tu siguiente ducha: alterna entre agua fría y caliente, de esta manera estimularás tu circulación aún más. Como consecuencia de un mejor recorrido de tu sangre, evitarás la aparición de las temidas várices y si ya ves indicios de estas marcas sobre tu piel, el agua fría te ayudará a reducirlas visiblemente.

Otro órgano que también se ve favorecido es la piel, con el agua fría, esta tiende a conservar su firmeza y elasticidad, previniendo la resequedad y las arrugas a temprana edad.

banos-en-verano-los-beneficios-del-agua-fria-en-el-cuerpo-2

Todo tu cuerpo experimenta los cambios positivos de las bajas temperaturas. Una ducha con agua fría al despertar, activa todo tu organismo, lo pone alerta y lo libera de esa pesada sensación de cansancio; no en vano los samuráis, guerreros del antiguo Asia, solían verter cubos de agua helada sobre sus cabezas para desintoxicar su cuerpo y espíritu por las mañanas. Esto viene acompañado de una mejora en el humor y una disminución considerable del estrés, junto a estas actividades para tratar la depresión, las duchas frías estimulan la secreción de la noradrenalina en el cerebro, hormona importante para mantener un estado anímico positivo.

Ten en cuenta que la ducha con agua fría debe ser rápida, no más de 10 minutos es el tiempo recomendado, de lo contrario podrías desarrollar alguna enfermedad relacionada a los bronquios. ¡Así que ya sabes, abre el caño, cuenta hasta tres y sumérgete en este hábito saludable!