MENÚ

Inkafarma Salud

¿Cómo hablar de sexo con nuestros hijos?

2016-11-03

 

Para hablar de este tema es importante tener calma y pensar cómo queremos transmitirles a nuestros hijos la información. El sexo no es algo malo y sería injusto creer que ellos son ajenos a la curiosidad que tiene cualquier ser humano. Es por ello, que a medida que seamos más honestos con ellos, tendrán los conceptos más claros e incluso podrían posponer su inicio en la actividad sexual.

Podemos ayudar a nuestros hijos a tratar temas relacionados con la sexualidad desde pequeños ya que existen varios temas al respecto como: las diferencias físicas entre niños y niñas, el desarrollo humano, la reproducción, tipos de relaciones, en qué consisten una relación sana y una dañina, conducta sexual, cómo evitar el embarazo y cómo prevenir las enfermedades de transmisión sexual.

Estudios demuestran que los adolescentes son más sexualmente activos que lo que sus padres piensan y para los 19 años, 7 de cada 10 ya han tenido relaciones. Además, la tasa de embarazo adolescente es muy alta siendo una problemática mundial que afecta a países desarrollados y en mayor medida, a los subdesarrollados.

¿Qué pasa con “la primera vez”?

No existe una edad “adecuada” para hablarles al respecto pero podríamos hacerlo desde los 10 ó 12 años. Es importante comunicarles que el sexo es una decisión y que nunca deben sentirse presionados para realizarlo si es que no se sienten cómodos o preparados. La primera vez es un hecho que recordarán a lo largo de su vida así que es importante estar seguros emocionalmente y preparados para una experiencia que, para las chicas, incluso suele ser dolorosa físicamente.

Para los chicos, las cosas no son más fáciles solo porque el dolor no es algo que les afecte, pero es importante que sepan que deben ser considerados, respetar en todo tiempo a sus parejas y comprender que el sexo es algo que se hace para pasarla bien de a dos.

De esta manera, tanto chica como chico, entienden que el respeto es algo que merecen y que deben y que el sexo no debe ser en ningún momento una herramienta para imponerse sobre su pareja o sujetarse a ella.

Sobre los embarazos y las ETS

No importa si no estás seguro que tus hijos tengan curiosidad, debes informarles que si optan por tener sexo consensuado deben protegerse para evitar los embarazos y las enfermedades de transmisión sexual que pueden tener consecuencias difíciles a lo largo de sus vidas y resquebrajar su salud. Los condones no son malos, son necesarios y adquirirlos no debe ser una situación negativa o vergonzosa pues comprarlos es un acto responsable de todas las personas sin distinción de género u opción sexual.

Para facilitar la conversación, es importante recordar que nuestro deber no es prohibir, asustar o sobreproteger a nuestros hijos. La mejor prevención es la conversación, así reducimos las posibilidades de que ellos tomen decisiones sobre lo desconocido. La educación sexual es un proceso que dura toda la vida.

Descubre aquí más información sobre educación sexual y tus hijos: