MENÚ

Inkafarma Salud

Cómo se origina y evoluciona el Alzheimer

2014-09-19

El Alzheimer es una enfermedad progresiva, irreversible y sin tratamiento curativo a la fecha. Esta enfermedad cuyo nombre se debe a su descubridor, el Dr. Alois Alzheimer, fue expuesta por primera vez en el año 1906 en Alemania, ante la Conferencia Anual de Psiquiatría, evento  donde el Dr. Alzheimer expuso la historia clínica de su paciente Auguste D. de quién refirió que sus síntomas habían comenzado aproximadamente a los 51 años, cuando ella aseguraba obstinadamente que su marido “se iba de paseo con una vecina”, poco después, tenía dificultad para recordar cosas, dos meses después cometía errores al cocinar, se despreocupó poco a poco de todo, fue empeorando progresivamente. Pensaba que las conversaciones que se hacían en su entorno eran sobre ella.

Tenía sentimientos de ansiedad y miedo de morir. No podía encontrar objetos en los lugares donde ella misma los había guardado, su conducta se hizo hostil, gritaba y arremetía contra quien quería examinarla. Tocaba la cara de los otros enfermos y les golpeaba. Tuvo que ser aislada. Presentó serias dificultades para hablar, olvidaba las palabras, no se podía comunicar bien, no comprendía lo que le decían, perdió el control de sus esfínteres vesical y anal, se fue debilitando físicamente cada vez más, encogida en su cama, habitualmente en posición fetal, se fue consumiendo muriendo a los 56 años de edad un 8 de abril del año 1906.

El Dr. Alzheimer estudió con mucho afán el cerebro de Auguste y dio a conocer sus hallazgos, pero no despertó el más mínimo interés en sus colegas en aquella oportunidad. Es en el año 1997, que los miembros del Instituto de Neuropatología de Munich sacaron a la luz los estudios histológicos que había desarrollado el Dr. Alois Alzheimer y corroboraron que él,  90 años atrás, había mostrado los conocimientos básicos  sobre esta enfermedad a la que ahora se conoce con el nombre de Enfermedad de Alzheimer en  su honor.

Sus estudios mostraron la presencia de unas sustancias tóxicas hoy conocidas como “Amiloides Beta del Alzheimer”. La proteína Amiloide se halla normalmente en el cerebro y tiene por función favorecer la correcta alimentación de las neuronas y contribuir a las buenas comunicaciones entre ellas. Una vez que cumplen su función, deben descomponerse y eliminarse del cuerpo, pero en la Enfermedad de Alzheimer, la enzima encargada  de  esta función, no actúa  y en su lugar, otras dos enzimas diferentes son las que intervienen,  y al hacerlo originan la formación de fragmentos que no se pueden eliminar, son los llamados “Amiloides del Alzheimer” que empiezan a acumularse fuera de las neuronas, matándolas una a una de forma implacable y progresiva, rompiendo las uniones que existían entre ellas.

La enfermedad no forma parte del envejecimiento normal, se han llegado a detectar casos en personas a partir de los 40 años de edad.

Esta realidad ha generado el deseo constante de buscar vencer a esta temible enfermedad, en el año 2010 el Dr. Jack Clifford Jr., profesor de radiología y neurólogo del Colegio de Medicina de la Clínica Mayo en Rochester, Minnesota , presentó en la Conferencia Internacional de la Asociación del Alzheimer, su investigación sobre la participación de las dos proteínas: La Beta amiloide y la Tau explicando que estas en estados degenerativos dan lugar a las placas Beta amiloides y los “ovillos neurofibrilares” respectivamente , las que una vez establecidas interactúan de forma sinérgica, para dar lugar a la Enfermedad de Alzheimer, estableció el uso de biomarcadores específicos que permitan identificar su presencia en el tejido cerebral.

El objetivo de los recientes descubrimientos señaló el Dr. Jack Clifford es concebir un “coctel” o combinación de medicamentos que puedan dirigirse a distintos puntos a nivel molecular de la enfermedad, con la finalidad de que se administren a una edad temprana, en personas con riesgo de padecer Alzheimer

Con el uso de los biomarcadores descubiertos, han permitido identificar tres fases distintas que se presentan previas a la aparición de los síntomas clásicos de esta enfermedad.

Un marcador biológico o biomarcador es una sustancia que ayuda a medir un proceso biológico normal, una enfermedad o la respuesta a un tratamiento. Los que se están empleando para la enfermedad de Alzheimer son: el biomarcador del Amiloide Beta y el biomarcador de la proteína Tau.

Tau es una proteína que interviene en la formación y estabilización de las estructuras que sostienen la neurona, al lesionarse mueren y en ese proceso forman “ovillos de forma helicoidal”

“El Alzheimer comienza a afectar al cerebro muchos años antes de que los pacientes sean diagnosticados muchas pruebas con medicamentos fracasan porque para cuando a los pacientes se les administran los medicamentos, el cerebro ya ha está gravemente dañado”, dijo Simon Lovestone, de la Universidad de Oxford

Con el uso de los biomarcadores el Dr. Jack Clifford logró identificar los cambios físicos que se van dando en el cerebro, en el desarrollo de la Enfermedad de Alzheimer y determinó tres fases:

Primera Fase: Aparición de cambios en la proteína Beta amiloidea. Como trozos de moléculas de grasa que rodea a las neuronas.

Segunda Fase: Se muestran las primeras señales de degeneración y muerte de las células del cerebro. Hasta aquí, aún no hay síntomas de demencia,

Tercera Fase: Los síntomas de deterioro de la memoria, del habla, demencia y demás se hacen presentes.

Estos biomarcadores biológicos, continúan evaluándose para ser aplicado de forma oficial y representan una gran esperanza.

Actualmente el diagnóstico de la enfermedad de Alzheimer se basa en las manifestaciones clínicas y el deterioro del portador del mal. La evaluación que lleva al diagnóstico es un conjunto de pruebas que deben incluir: evaluación médica; evaluación neuropsicológica; exámenes de laboratorio; imágenes: TAC (Tomografías) o RM (Resonancia Magnética).  El médico que debe ver estos casos puede ser psiquiatra, neurólogo, geriatra, internista; lo importante es que tenga experiencia en este tipo de enfermedad y en su manejo.

Preparado por Dpto. CRM y Servicio al Cliente InkaFarma.

BIBLIOGRAFIA: http://www.earlysymptomsalzheimers.com/es/biomarcadores#sthash.pang0N7Y.dpuf

http://www.cienciahoy.org.ar/ch/hoy41/protei6.htm. http://www.institutodelamemoria.com/investigacion/119-alzheimer.html, http://www.intramed.net/