MENÚ

Inkafarma Salud

Consejos para prevenir el “pie de atleta”

2017-01-27

consejos-para-prevenir-el-pie-de-atleta

Cada parte de tu cuerpo merece el cuidado adecuado para que no sufras de malestares que interrumpan tu tranquilidad y dañen tu salud.

Los pies, por ejemplo, están expuestos a ciertas situaciones que pueden ocasionar el famoso “pie de atleta”, una infección causada por hongos que se alimentan de la queratina (proteína que se encuentra en las capas externas de tu piel) entre los dedos y la planta de los pies. Y, al poco tiempo, aparecerá el enrojecimiento, picazón o piel seca en esa zona.

Para prevenir estos molestos síntomas, es importante saber en qué circunstancias es más común contraer el “pie de atleta”. Los malos hábitos de limpieza y vestimenta durante las estaciones de altas temperaturas, son el escenario ideal para la aparición de estos hongos, es en el clima cálido cuando debes prestar aún más atención al cuidado de tus pies.

consejos-para-prevenir-el-pie-de-atleta-2

  • Secado profundo. Al terminar tu ducha diaria, seca tus pies minuciosamente, sin dejar rastro de humedad entre tus dedos, uñas o la planta; para hacerlo, es mejor utilizar papel higiénico o papel toalla, de esta manera de aseguras de desechar la presencia de posibles gérmenes.
  • Calzado adecuado. A los hongos les encanta sentirse cálidos y resguardados, si utilizas calzado cerrado cuando hace calor, estarás creando la atmósfera perfecta para su desarrollo. Te recomendamos optar por las sandalias, pero si por algún motivo debes utilizar calzado cerrado, consigue zapatos de cuero (permiten una buena transpiración) y no los de plástico.
  • Sandalias salvadoras. Úsalas siempre en lugares públicos como piscinas o duchas de gimnasios, a estos lugares asisten muchas personas y de haber presencia de hongos, estarías más expuesto a contagiarte posibles infecciones.

Si además de seguir los consejos que acabas de leer, aplicas estos tips para aliviar el cansancio de los pies, tendrás una rutina completa para atender esa zona tan importante de tu cuerpo y, sobre todo, para protegerla de infecciones peligrosas.