Pedidos del Delivery
MENÚ

Inkafarma Salud

Las responsabilidades que acarrea tener una mascota

2017-10-12

Cuando finalmente sientes que tu vida se estabiliza, luego de los primeros y agitados años de vida de tu hijo, escuchas de sus labios una pregunta que te deja paralizado: “¿papá, podemos tener un perrito?”

Para colmo, la pregunta aparece a pocas semanas de su quinto cumpleaños y es el inicio de una tenaz campaña de tu hijo para lograr tener la mascota de sus sueños. Pero tranquilo, obsequiar una mascota puede representar muchos beneficios para tu hijo.

¿Es bueno que mi hijo tenga una mascota?

La tenencia de mascota ha demostrado ser un excelente promotor de valores y actitudes positivas en las familias en general, y en los niños en particular. Cuidar y establecer un vínculo de cariño y protección con un animal contribuye poderosamente en el desarrollo integral de las personas.

Pero vivir con una mascota supone también la aceptación de una serie de responsabilidades de las cuales tanto los padres como sus hijos deben ser conscientes y que además deben compartir.

Te recomendamos: Los beneficios que un niño tenga una mascota

¿Podemos tener una mascota en casa?

Antes de sorprender a tu hijo con una mascota como regalo de cumpleaños, es necesario determinar si tu hogar es un ambiente ideal para una mascota. ¿Es amplio o cuenta con jardines? Si vives en edificio, ¿está permitido tener ahí mascotas? ¿Hay parques cerca? ¿Tu economía te permite tener una mascota? ¿Tu hijo es alérgico?

Estas y muchas otras preguntas parecidas son las que debes formularte junto con tu pareja, antes de tomar la decisión de aceptar a “Fido” en casa.

La alimentación

Como todo ser vivo, las mascotas requieren de una buena alimentación para gozar de buena salud y disfrutar de la vida. Es necesario elegir cuidadosamente lo que se le da de comer, así como establecer horarios de alimentación.

Los paseos al parque

Aquí está incluido el entrenamiento de la mascota para que aprenda a hacer sus necesidades fuera de casa. Las visitas al parque se realizan de dos a tres veces al día. Es necesario organizarse para saber quién lo llevará y reconocer parques más cercanos, de preferencia aquellos donde se permiten perros. En cuanto al recojo de las heces, es mejor que lo hagas tú.

Las visitas al veterinario

Igual que las personas, las visitas de tu mascota al veterinario permitirán prevenir complicaciones en su salud. Así tu hijo disfrutará por más tiempo de una mascota feliz y saludable.

Las vacunas

Cada mascota requiere un tipo de vacuna distinta, según las enfermedades más recurrentes y peligrosas en cada especie. En el caso de los perros, por ejemplo, se les administra, según un estricto calendario de vacunación, dosis para moquillo, parvo, leptospirosis y, a partir de los seis meses, para la rabia.

Otros cuidados

Además de estas responsabilidades, hay muchos otros aspectos del día a día de una mascota que deben ser supervisados. Hay que evitar que se peleen o  crucen  la calle sin compañía, nunca dejarlos solos en casa, elegir la raza de acuerdo al tamaño de la casa, entre otros aspectos que deberán conversarse en familia.

Asumiendo y asignando estas responsabilidades en el cuidado de una mascota, añadirás grandes alegrías en tu vida familiar, pero sobre todo gratos recuerdos que tu hijo agradecerá al crecer.