MENÚ

Inkafarma Salud

¿Qué es la fibrosis quística?

2017-09-06

La fibrosis quística afecta a más de 70 mil personas en Norteamérica, Europa y Australia.  Frente a esta realidad, es necesario conocer más sobre esta penosa enfermedad. Aquí algunos datos básicos que te ayudarán a reconocerla y a tomar las medidas necesarias en caso tú o algún pariente cercano la padezca.

¿Qué es la fibrosis quística?

Es una enfermedad que puede ocasionar la muerte en sus niveles más severos. Consiste en la acumulación excesiva de mucosidad en las vías respiratorias, principalmente en los pulmones y en otras partes del cuerpo. Además, la mucosidad producida por la fibrosis puede llegar a ser  muy pegajosa,  lo cual compromete la salud especialmente de niños y jóvenes.

Causas de la fibrosis quística

La fibrosis quística es una enfermedad pulmonar de origen genético. Debido a una programación genética anormal, el cuerpo genera cantidades excesivas de mucosidad, la que a su vez produce infecciones pulmonares y que también puede afectar el aparato digestivo,  reproductor, así como el páncreas.

Síntomas de la fibrosis quística

Entre los síntomas más importantes de la fibrosis quística, están los siguientes:

  • El niño muestra crecimiento lento.
  • Tiene menos peso del que corresponde a su edad.
  • Falta de  apetito.
  • Dolor en el estómago.
  • Hinchazón en el abdomen.
  • Fatiga
  • Facilidad para contraer neumonía.
  • Con el tiempo se presentan otros síntomas, como malformación de los dedos, esterilidad, problemas respiratorios y del páncreas.

A quiénes afecta

Las personas más propensas a tener fibrosis quística son aquellos con ascendencia europea y de raza blanca. Estas personas tienen el gen que produce la enfermedad, conocido como FQ. La mayoría de los casos son diagnosticados antes de los 2 años de edad, pero también hay otros que tienen el mal en un nivel muy leve y no se les detecta hasta los 18 años de edad.

Tratamiento

La fibrosis quística es más fácil de controlar si se detecta a tiempo. Es necesario acudir a centros especializados donde se desarrollan programas con tratamientos integrales. La naturaleza de estos tratamientos dependerá de los órganos y funciones que la enfermedad haya afectado más.

Para las complicaciones en el aparato respiratorio se indican antibióticos específicos, inhalaciones y soluciones salinas para diluir la mucosidad. En los casos más graves se puede llegar hasta la extirpación y trasplante del pulmón.

El incluir alimentos y ejercicios como hábitos también ayuda mucho a controlar la enfermedad. Los médicos recomiendan hacer ejercicios aeróbicos y consumir alimentos ricos en proteínas y calorías. Además, se recetan suplementos vitamínicos y enzimas que ayudan a la absorción de grasas y proteínas.

Calidad de vida

Con los cuidados necesarios, los niños con fibrosis quística pueden llevar una vida normal hasta que son adultos. Mucho dependerá de seguir al pie de la letra las indicaciones del médico especialista y acudir a consulta con el niño tantas veces como sea necesario.