Pedidos del Delivery
MENÚ

Inkafarma Salud

Por qué sangra la nariz y qué debemos hacer cuándo sucede

2017-10-06

La angustia que se siente al ver la sangre asomando por la nariz de algún familiar o amigo es conocida por muchos. Y es que el sangrado de nariz se da con mayor frecuencia de la que podríamos suponer  ¿Es esto señal de alguna dolencia grave? ¿Qué hacer cuando mi nariz sangra?

La epis… ¿qué?

Epistaxis es la designación médica que recibe el sangrado de nariz. Consiste en la rotura de los vasos capilares internos de las fosas nasales. El sangrado puede darse en la zona anterior de la nariz, donde es más frecuente, pero también puede aparecer en la parte interna, lo cual hace más difícil su control.

Lo primero que debemos hacer es conocer las causas del sangrado de nariz. Estas se dividen en dos grupos, causas leves y causas graves. De su reconocimiento dependerá una atención médica oportuna.

Causas leves del sangrado de nariz

Son aquellas causas que pueden ser fácilmente tratadas. De ahí la importancia de acudir al médico ante el sangrado de nariz para que este realice los exámenes necesarios. Entre las causas leves están las siguientes:

  • Presión alta.
  • Rinitis.
  • Sequedad ambiental.
  • Vasos capilares débiles.
  • Golpes.
  • Estrés.
  • Resfriados.
  • Falta de vitamina C.

Causas graves del sangrado de la nariz

Pero sangrar por la nariz también puede ser un síntoma de un problema mucho más grave, aunque estos casos se presentan en menor número. Hay personas que muestran una mayor frecuencia y cantidad de sangrado por la nariz. Es muy probable que en estos casos sea necesario realizar exámenes más profundos para descartar alguna dolencia o enfermedad oculta.

Entre las enfermedades que pueden tener como síntoma el sangrado de nariz, están las siguientes:

  • Enfermedades hepáticas (hígado).
  • Tumores.
  • Leucemia.

¿Qué hacer si te sangra la nariz?

Lo primero que debes hacer es mantener la calma. Muchas personas suelen perder el control al ver sangre, pero es necesario dominarse por el bien de la persona afectada, que puede ser uno mismo.

Tapa la nariz presionando con los dedos, así evitarás que la sangre siga saliendo de los vasos capilares y facilitarás que empiece a coagularse y sellar la salida.

A continuación, viene algo que te puede sorprender: contra lo que la cultura popular nos recomienda, no debes echar la cabeza hacia atrás, sino hacia adelante. De esta manera, evitas el riesgo de que la sangre se deposite en el ducto nasal y lo obstaculice, a la vez que permites que fluya hacia afuera, donde luego será más fácil de limpiar. Además, ten en cuenta que tragar sangre puede inducir a vómitos y diarreas.

Si al cabo de unos minutos el sangrado no se detiene, debes acudir al médico. También se recomienda no tomar medicamentos con efectos anticoagulantes.

Te recomendamos: Los exámenes médicos que debemos hacer al menos una vez al año